Naranjas y mandarinas en cultivo ecológico

Naranjo Navelino
El Cerrajón es una finca familiar donde cultivamos cítricos en ecológico con certificación oficial desde marzo de 2012. Los árboles los plantamos hace casi 30 años, reconvirtiendo el secano de higueras, almendros y cereal en regadío mediante un sistema de goteo muy eficiente que utiliza agua de pozos propios proveniente de la Sierra de Los Espartales.
El plantío está ubicado en Alhaurín el Grande, en el Valle del Guadalhorce, una zona de especial interés ecológico que está camino de ser Parque Natural Agrícola. En este enlace se ven algunas fotos de nuestra casa.
Producimos para venta naranjas navelinas, navelates y Valencialate, así como mandarinas clementinas, clemenules y clemenvilles. Esta diversidad de especies nos permite tener fruta desde octubre hasta abril sin necesidad de cámara frigoríficas, las naranjas se llevan desde el árbol al consumidor sin cámaras ni refrigeración innecesaria.
A parte de estas variedades “comerciales” tenemos otras autóctonas y en peligro de extinción, en total 15 especies diferentes. Cítricos como el limón dulce, del que apenas quedarán unos pocos árboles en el mundo, el limón real, la naranja de oro o  mandarina la castellana son autóctonas del Valle del Guadalhorce.
Nuestra idea es conseguir la mayor agrodiversidad posible, principalmente de estas variedades que están desapareciendo, para eso estamos buscando por las huertas de la comarca arboles antiguos de variedades como la lima dulce o la naranja de sangre, de las que apenas quedarán unos ejemplares, para injertar y reconvertir algunas plantas adultas.